viernes, febrero 18, 2005

Referéndum Plus

No me gusta hablar de política... hay algo ahí que hace que la política y yo nos llevemos muy mal... Pero es que esto merece que le dedique parte de mi aburrida existencia.

La primera vez que oí hablar del Referéndum Plus fue en el programa de Gomaespuma. Cuando lo escuché creí que era una parodia del asunto del referéndum para la Constitución Europea que al mismo tiempo servía para promover el voto. Claro que yo pensaba "esto también puede que tenga que ser lo de las pruebas esas del voto por Internet". ¡Pero qué equivocado estaba!

Aunque siguiera riéndome con el anuncio de Gomaespuma, no podía dejar de pensar que lo de la bebida energética Referéndum Plus era cierto. Ya ni Red Bull, ni Burn ni semejantes. No, ahora la bebida energética de moda es el Referéndum Plus.

Y no hay slogan más rimbombante y atrayente que el del ministro Moratinos:

"Lo bebes y te conviertes en un súper-europeo para votar un súper-sí."

¡Dios mío, la revolución de la publicidad! No bastaba con los famosos, ahora los propios políticos se suman al carro y nos venden la bebida de los "súper-europeos". Seguro que ni Obélix tras beberse toda la marmita de poción de Panorámix cuando era niño se sentiría tan "súper-europeo" como Moratinos con una lata de Referéndum Plus (que fuese un "súper-galo" es otra cosa).

Pero es que si seguimos con la publicidad de esta bebida energética que te convierte en un "súper-europeo", la cosa va para rato con frases como:

"Esta latita que se bebe, se ven los principios, los valores, todas las realidades y la creatividad."

"Es la bebida energética que te anima a votar, te mantiene despierto y alerta frente a cuestiones que afectan a tu futuro."

No me extraña que el jovencito Frankestein votara tanto en el anuncio de Gomaespuma... Ah, no, perdón, el jovencito Frankestein bota, no vota.

Una mejor campaña para promover el voto nos hubiese beneficiado más, amén de más información (y no me refiero a sólo darnos el librito gratis, sino a que dejen muy claras las cosas sobre ciertas partes del tratado). Y esto de adelantar el referéndum, para ser "los primeros", no nos beneficia en absoluto. Ainsh... a ver si vamos despacito y con buena letra, señores.

¿Y qué hay de mí? Pues no sé... es que en casa se está tan cómodo... xD