martes, octubre 25, 2005

Día de Internet, blogs y últimas lecturas

Hoy es San Crispín y, también, el Día de Internet. Debo estar algo desinformado, porque hasta hoy mismo no sabía que hubiese un día dedicado a la Red de Redes...

Precisamente me ha dado por visitar La Cárcel de Papel y encontrarme con que el señor Pons ha hablado de lo que se ha comentado en muchos blogs: ¿está bien o no que haya tantos weblogs sobre tebeos desperdigados por Internet? ¿Nos ha ayudado Tebelogs a darnos a conocer o simplemente ha potenciado el "copiar y pegar" noticias? ¿Hemos perdido nuestra personalidad propia, la que imprimimos a nuestras bitácoras en su concepción, sólo por conseguir más visitas o porque haya la posibilidad de que algún pez gordo de cualquier editorial se interese por nosotros?

Es algo evidente que la proliferación de weblogs es algo beneficioso, pues muestra la cantidad de gente que está interesada en crear un espacio personal en Internet para expresar sus opiniones y para comentar las noticias más recientes, sean éstas de la actualidad política, económica, cinematográfica, de la televisión... o de los tebeos y los videojuegos mismos, ¿por qué no?
Ahora bien, Tebelogs se ha dedicado a aglutinar los weblogs dedicados, total o parcialmente, al mundo del cómic. Nos ha permitido conocer otros blogs, otras personas con intereses similares a los nuestros, nos han enlazado en sus bitácoras o nosotros hemos dejado un link a las suyas... Pero también se ha visto cómo, con el paso del tiempo, había gente que no sólo coincidía en dar noticias sobre un mismo tema (lo cual es comprensible: las casualidades existen), sino que encima había blogs que copiaban y pegaban lo que decían otros (Ctrl+C y Ctrl+V también existen). Es lo que muchos han llamado el "efecto Tebelogs".

¿Es bueno o es malo? La verdad es que todo tiene su lado positivo y su lado negativo, no lo voy a negar.
Lo bueno de ese "efecto Tebelogs", tal vez, sea el hecho de permitir que cada cual tenga su bitácora de cabecera, puesto que con los más de 200 blogs que hay registrados en Tebelogs uno no puede abarcar tanto. Tiene que ser selectivo, decir qué es lo que puede o no puede leer (básicamente, por falta de tiempo), qué es lo que le gusta y lo que no... Y si una noticia no puede leerla en un blog, siempre podrá estar seguro de que la leerá en cualquiera de su lista de favoritos.
Ahora bien: existe el problema de la pérdida de identidad a la hora de copiar noticias de otros lugares y de tratar de seguir un estilo que triunfa. ¿Falta de tiempo tal vez? Puede ser así, pero en mi opinión pienso que cada uno, si tuviésemos el tiempo disponible para ello, no sólo copiásemos enlaces y/o textos, sino que diésemos nuestras opiniones al respecto sobre ese tema, que la gente vea que no somos simples informadores en unos casos, sino siempre lectores, aficionados y personas con criterio en todos los casos. Al menos eso es lo que yo he tratado de hacer, dar una pequeña opinión al respecto del tema de turno, que la gente sepa que yo no sólo he leído la noticia, sino que tengo el criterio para poder opinar sobre ella.

Sobre la pérdida de personalidad propia, hay un curioso efecto que yo llamaré el "efecto Jotace" (o "efecto mente limpia"), con lo que no sólo la cosa queda en las noticias... Desde que Jotace nos ofreció las famosas descontextualizaciones de portadas de los cómics antiguos de DC, más de uno ha querido subirse al carro y hacer de sus blogs galerías de portadas de Batman, Superman, Linterna Verde o El detective marciano que den lugar a chistes de diversa índole.
Y sí, admito que yo mismo he caído en esa tentación, aunque sólo haya sido con un par de posts en mi blog, pero al menos puedo mantener mi propia identidad a pesar de esas tentaciones, como muchos otros también.
Podemos "homenajear" otros estilos de otros blogs, pero nunca debemos olvidar quiénes somos y por qué creamos nuestros blogs.

Sobre la influencia de las bitácoras en el mundo del aficionado español medio de cómics, Internet sigue siendo un medio minoritario... Es cierto que no se nos puede ignorar y que, con el tiempo, la blogosfera/burrosfera/como-queráis-llamarla irá ganando más peso, pero por el momento no somos más que unas cuantas personas hablando de lo que queremos ante un público que puede o no "escucharnos". Hemos de ser optimistas, de todos modos, y pensar que sí, que algún día nos tendrán en cuenta. Pero siendo también realistas, aún tardará mucho en llegar ese día.

Ahora llego a un parte aún más personal... ¿Qué es lo que busco yo con La guarida de Sekhmet? ¿Qué pretendo hacer con El escritorio de Fëadraug? ¿Y con mis colaboraciones en Lost Levels y, próximamente, Studio Fukai?
Simplemente expresar mis ideas. Las visitas son algo muy, muy, pero que muy secundario. No me importa cuánta gente visite los blogs donde esté, aunque siempre os agradeceré vuestro paso por este blog y que os molestéis en leerlo y dejar vuestros comentarios en cada entrada.
Es eso: sólo quiero que la gente sepa qué es lo que opino, qué historias escribo... No busco fama ni reconocimiento, sólo un rincón donde expresarme y poner paridas, nada más.

Puede que este post siga ese "efecto Tebelogs" que he mencionado, pero quería dar una opinión bastante extensa que, tal vez, un foro o los comentarios en otros blogs no me permitirían por falta de espacio.

----

Y mis últimas lecturas, que hacía tiempo que no ponía nada de esto:

- ¡El cielo se nos cae encima!: Muchos blogs han hablado sobre este cómic... Yo mismo lo he hecho en los comentarios de la última entrada en mi blog. Pero no me importa deciros de nuevo mi opinión sobre este cómic, que no compré, sino que lo leí directamente en el Fnac de Callao.
Lo que fue en un principio una sensación de decepción, de que realmente los álbumes de Astérix habían caído tan bajo, fue una realidad en cuanto lo vi. Y me voy a extender con esto, ya que tuve que resumirlo bastante en el comentario de mi anterior post...

Vamos a ver... La historia empieza con Astérix, Obélix e Ideáfix en el bosque, donde descubren que toda vida se ha detenido por completo, como si alguien hubiese congelado a los animales. La aldea gala también parece congelada en el tiempo y sólo Panorámix aún puede moverse. El hecho de que ni Astérix ni Panorámix ni Ideáfix ni Obélix se vean afectados es porque los tres primeros bebieron poción mágica y el último... ya sabemos dónde se cayó cuando era pequeño, ¿no? :P
Entonces es cuando ven el gran orbe dorado sobre su aldea, que resulta ser una nave espacial. De ella baja una especie de Mickey Mouse cruzado con un teletubby (o con un astronik, no sé) llamado Kar-Tun y que dice proceder del planeta Dyswaltlandia. Junto a él tiene un ejército de superclones (tipos idénticos a Arnold Schwarzenegger vestidos de Superman y con el anillo de Linterna Verde) y tratan de hacerse con el secreto de la poción mágica de Panorámix para poder vencer a los terribles Namgas del planeta Namgaka. El líder de los Namgas llega a la Tierra con sus robots Kara-Ratas para hacerse con la poción por la fuerza.


Sí, exacto: lo que se ha dicho en webs, foros y bitácoras es cierto. Esto que habéis leído es, a grandes rasgos, el argumento de "¡El cielo se nos cae encima!".

Uderzo demuestra un gran manejo de los lápices, su dibujo sigue pareciéndome excelente. Una lástima que le hayan tratado de implementar efectos por ordenador, haciendo que tan magnífico dibujo tenga que convivir con efectos mal insertados.

Pero el problema está en el guión.
Uderzo ha tratado de hacer una sátira sobre la situación del mercado del tebeo francés actual, donde el manga va ganándole terreno al producto nacional. Claro que una cosa es intentarlo y otra, lograrlo.
Aquí, los galos forman la BD y son apoyados por el "clónico" cómic americano (creo que el Sr Uderzo no sabe que hay cómic americano más allá de los superhéroes) en la lucha contra la amenaza dirigida por un tipo amarillo de ojos rasgados vestido de samurái-saltamontes venido en un cohete con forma de robot típico de manga.

Uno puede pensar "hombre, la idea no es tan mala...", pero veámoslo claramente. ¿Extraterrestres? No niego que, para los que hayamos visto "La vida de Brian", descolocaba la parte de los extraterrestres (parte breve del metraje, cabe decir), pero eso no dejaba de hacer que nos gustara la película de los Python... Pero es que aquello era humor absurdo y la escena era breve; Astérix, aunque es un cómic desenfadado, siempre ha tenido un mínimo de rigor histórico y la inclusión de extraterrestres ha roto con la tónica del cómic, que desde la muerte de Goscinny ha ido perdiendo más y más carisma.

El problema también está en que Uderzo ofrece una visión del tema demasiado radical, parece más la rabieta de un hombre cerrado de mente que no es capaz de adaptarse a los tiempos que corre y que, en vez de ayudar a que el cómic francés recupere terreno, se dedique a sacar un álbum destructivo que, curiosamente, no colabora positivamente para que la BD siga pisando fuerte. Y eso es lo más triste de todo: quejarse y no hacer nada al respecto, sino que además perjudique en un grado pequeño al cómic francés y en grado superlativo a la imagen de Astérix publicando... esto.
Respeto la opinión de Uderzo acerca de los mangas, pues todos tenemos nuestra opinión. Conozco bastante gente que no le gusta el manga y no voy por ahí obligándoles a que les guste (a mí todavía no me han obligado a que me guste Tintín ;P). Pero si quería hacer algo así, si quería hacer una crítica sobre esta situación, necesitaba ingenio... ingenio que, por desgracia, se perdió con la muerte de Goscinny.

Conclusión: una pérdida de tiempo y una forma de hacer que Astérix no ponga un pie en la tumba, sino los dos y con Obélix detrás, menhir e Ideáfix incluidos. Uderzo ha conseguido con este álbum cargarse a dos de mis personajes favoritos de cómic con este intento de sátira que se queda en una historia sin pies ni cabeza.
Y es, además, una muestra de que muchas veces no importa que el dibujo sea magnífico si la historia es un petardo.


- Obélix y compañía: Ahora que me he desahogado completamente, prefiero hablar de uno de los mejores álbumes de la etapa Goscinny-Uderzo que he tenido la oportunidad de leer.

La historia es la siguiente: Julio César está harto de que los galos de la aldea de Armórica sigan vapuleando a sus legiones. El joven Cayo Coyuntural parece haber encontrado la forma de acabar con la resistencia gala basándose en la decadencia de los orondos ricachones de la Roma imperial. Así, tratará de convencer a Obélix de que venda sus menhires a Roma para convertirse en el hombre más importante de la aldea. Con esto, Roma tratará de llevar su decadencia a los galos y conquistarles sin problemas mientras le sale competencia a Obélix en el negocio del menhir. Claro que mientras Astérix esté rondando, poco podrán hacer...

Hacía tiempo que no me reía a base de bien con un cómic de Astérix y este "Obélix y compañía" ha sabido arrancarme bastantes carcajadas. La sátira sobre la economía contemporánea, representada por el comercio de menhires, está muy lograda y el cómic en general ofrece grandes momentos. Genial cuanto menos, se nota claramente qué es lo que le falta a los cómics que ahora sólo hace Uderzo...


- Batman: Año Uno: Tarde, tarde, tarde... Lo sé, he tardado muchísimo en leer este cómic. Pero he de decir que me ha dejado bastante impresionado.

No es que me parezca una joya, pero está muy bien planteado y el hecho de ver la historia desde el punto de vista de Bruce Wayne y desde el del teniente James Gordon no hace sino que subir enteros a un cómic que nos descubre los orígenes de Batman tal y como lo veía Frank Miller... el Frank Miller que más o menos merecía la pena, claro, no el de Dark Knight 2 y posteriores.
Pues he de decir que a Miller le salió un cómic redondo en lo que a guión se refiere, junto a un más que convincente dibujo de David Mazzucchelli. Realmente recomendado para todos aquellos que os guste Batman, DC o, simplemente, busquéis un buen cómic con una historia interesante.