viernes, mayo 26, 2006

Artistas

Prefiero escapar, creer mi verdad
o ver escenarios donde hay realidad.
Reír por reír, llorar por llorar,
tentar al diablo, sé que hay algo más.

- Estribillo de la canción Artistas, compuesta por Aarón Rodríguez e interpretada por Paradigma Teatro.


Ser artista no es sencillo... Ser artista y hacerlo bien, menos... Ser artista, hacerlo bien y que la gente te aplauda, muy difícil... Ser artista, hacerlo bien y que la gente te aplauda y se ría contigo, aún más difícil todavía... Y ser artista, hacerlo bien y que la gente te aplauda y se ría contigo y te felicite... casi una misión imposible.

Pero lo hice. Lo conseguí. Entré en este mundo que es el teatro y he salido vivo de la experiencia. Es más, estoy dispuesto a repetir... el día 2 de junio tenemos El Acantilado y por supuesto que Artistas volverá... el 28 de junio, eso sí.
Todos lo conseguimos ayer, día 25 de mayo de 2006. Todos demostramos al mundo que podemos ser artistas... o mejor dicho: que somos artistas.

Como nuestro director Aarón nos dijo "debéis hacer que la gente que va a veros se olvide por una hora y pico de que el mundo es una mierda y que, cuando salgan, sigan creyendo que están en este mundo, el que nosotros hemos creado para ellos". ¡Y vaya si lo conseguimos!

A pesar de los nervios y los pequeños fallos que hubo con la música, triunfamos. Si la gente después de la obra decía que personas como el mío (el extravagante Noel Kapuchinsky, representante de fábricas "El mueble feliz") les habían encantado y si la gente disfrutó con la obra, con lo que habíamos mostrado, ciertamente es que habíamos conseguido nuestro objetivo.

Era increíble ver cómo unos "simples" alumnos universitarios representaban la historia de una compañía de teatro amateur pasándolas canutas y que el público nos creyera.

El público vivió intensamente cómo una suerte de escritor comprometido y pseudo-bohemio quería hacer una obra al más puro Strindberg mientras su director se empeñaba en hacer una comedia musical con temas de Madonna, y verle además lidiando con su novia, quien sólo pensaba en comprarse un piso, y con los recuerdos de sus antiguas novias y con el nacimiento de un amor verdadero durante la creación de la obra.

El público se creyó que aquella compañía realmente iban a montar la historia de un pastelero troskista viviendo en una ciudad llena de musicales y del que se enamoraría una chica de provincias, y que de verdad el pastelero sería interpretado por aquel joven y simpático liberal y que la chica sería una actriz de prestigio, una "zorra burguesa" según el liberal... ¡y que actuarían juntos!

El público se rió con los tropezones de un encargado de material patoso, con la poca delicadeza de la encargada de iluminación y con la situaciones pythonianas del tío de ésta, el representante de una fábrica de muebles con malas pulgas y ansias de autopromoción.

El público aplaudió con la canción, compuesta por Aarón y cantada por los protagonistas (yo no canté, obviamente... mi voz no da para esas cosas), y los bailes, que contaron con la coreografía de nuestra amiga Laura. Estuvieron ensayando hasta las 5 de la madrugada, pero todo el esfuerzo había valido la pena.

El público estalló en aplausos cuando todo terminó.

En definitiva, y como dije: triunfamos. Triunfamos.


PD: Sí, hoy ha tocado un post más personal... Pero realmente, lo de ayer en Artistas, el musical fue toda una experiencia. Y la gente nos sigue felicitando por cómo lo hicimos...