sábado, julio 29, 2006

Silent Hill, la película

Bueno, ayer mismo salí de trabajar a las 10 y pico... Llego a mi casa, mi madre me dice que un amigo había llamado para que quedáramos toda la peña. Así que llamé, quedamos cinco personas en casa de mi amigo, cenamos comida china y luego fuimos al cine con otras dos personas más (un grupo de siete frikis no puede ser bueno).
¿A ver qué? Bueno, como Piratas del Caribe 2 no la han estrenado todavía, pues ya se sabe qué toca...


Silent Hill

Para empezar, he de decir que aunque me gusta esta saga de videojuegos (bueno, en verdad me gustan el 1 y el 2, porque ni el 3 ni el 4 los he jugado), no soy un experto en ella, así que no esperéis un sesudo examen de la película comparándola punto por punto con los juegos ni eso, ¿eh?
Hay que decir que la película me gustó bastante, aun con sus matices que luego iré comentando. Y si os preguntáis por los spoilers, tranquilos, no haré ninguno, aunque tal vez mencionar la lista de monstruos sea un poco destripe.

Básicamente, la película es una combinación de los dos primeros Silent Hill en cuanto a atmósfera y planteamiento (el argumento es casi similar al del primer SH y la ambientación y los monstruos tienen un airecillo al de SH2), pero con protagonista femenina.

La historia más o menos la sabréis de leerla por Internet: Rose DaSilva, haciendo oídos sordos a los médicos y a su marido Christopher, decide llevarse a su hija adoptiva Sharon, que es sonámbula y tiene extraños sueños sobre Silent Hill, y encontrar en el pueblo que la pequeña menciona en sueños el remedio a sus males. Sin embargo, en el camino a Silent Hill y tratando de evitar a la agente de policía que les sigue, se encuentran con que alguien cruza la carretera sin previo aviso. Rose da un volantazo y tienen un accidente. Cuando despierta, descubre que Sharon ha desaparecido… y que ha llegado a Silent Hill.
¿Os suena de algo? Sí: es casi el comienzo del primer Silent Hill, solo que los protagonistas eran Harry Mason, escritor viudo, y su hija adoptiva Cheryl, y que estaban de vacaciones porque la pequeña se empeñaba en ir a Silent Hill.

He de decir que la primera hora de la película es, en mi opinión, impresionante. Empiezas a ver lo bien que el director Christopher Gans ha trasladado la atmósfera de Silent Hill, un pueblo maldito entre dimensiones que puede estar en un momento cubierto de niebla y al siguiente envuelto en la oscuridad y la herrumbre. Los primeros momentos son muy, muy parecidos a los del primer Silent Hill y aunque luego va siguiendo su propio camino, la base sigue siendo la de aquel juego que creó Konami (compañía que ha supervisado la película) en 1999.
Una primera hora donde nos introducimos en un pueblo del que los espectadores saben tanto o menos que la protagonista. En varios momentos de la película, dejamos la niebla de Silent Hill para seguir la historia paralela a la de Rose: los esfuerzos de Christopher DaSilva para saber más del lugar a donde su mujer se ha ido con Sharon. Estos momentos nos dan información sobre la ciudad, pero en ocasiones se puede decir que rompen el clímax general de la película, unas veces de forma suave y otras bruscamente. A pesar de ello, la figura de Chris es importante en el sentido de ser la única conexión que tendremos en la película con el “mundo real”.

He dicho que la primera hora es impresionante, ¿cierto? Pues la segunda hora se desinfla en comparación con la primera. Creo que la situación se debe a una bajada del ritmo de la película, donde pasamos de la amenaza de los monstruos a una búsqueda por el mundo de Silent Hill: la búsqueda de Sharon y de la verdad acerca del pueblo. Rose será la que encuentre dicha verdad (lo de Chris sólo fue la superficie), hasta llevarnos al desenlace de la película… un desenlace que, bueno, tiene sus muchas interpretaciones y te deja a cuadros, pero que no considero un mal final después de todo.
En cierta manera, también pienso que la película podría haber sido un poco más larga, sin llegar a las tres horas y media que el señor Gans tenía pensado en un principio, pero sí añadir algunos elementos más de los juegos y aclarar un poco algunos puntos de la historia, porque tal vez los que no hayan seguido Silent Hill se puedan sentir un poco desorientados.


Sobre las interpretaciones, hay que decir que son todas correctas y que los personajes son creíbles:
- Rose (Radha Mitchell) es un personaje más que correcto, una madre que desesperadamente busca a su hija (adoptiva) y que es capaz de llegar hasta los “dominios del Maligno” con tal de volver con su Sharon. Curiosamente, su traje va cambiando de color a medida que se adentra más y más en el mundo de Silent Hill, un detalle curioso de la evolución de este personaje en ese pueblo maldito.
- No puedo evitar pensar que la Cybil Bennet (Laurie Holden) de la película es muy parecida en aspecto a la del videojuego, pero en el comportamiento se ven bastante distintas, la Cybil de la película es menos segura que la del juego, aunque tal vez esto le dé un toque de realismo.
- Christopher (Sean Bean)… bueno, Chris es un personaje necesario por el motivo que ya he dicho, pero tampoco es que sea una maravilla después de todo. Un padre muy preocupado por su mujer y su hija y que hará todo lo posible por recuperarlas, incluso saltarse las leyes. Eso sí, encuentra su contrapartida en el policía Thomas Gucci (Kim Coates), quien tratará de evitar que Chris sepa más sobre Silent Hill, ya que hay algo en ese pueblo que él no debe conocer.
- Luego están los fanáticos religiosos de Silent Hill… que no pertenecen al culto de Samael, como era en los juegos, sino fanáticos protestantes, cazadores de brujas, lo cual no los hace mejores que a los fanáticos de los juegos. Están dirigidos por Christabella (Alice Krige), un personaje que se nos quieren meter como una beata, pero que sin embargo sólo trata de negar la verdad, como pasa con los demás, bajo un fanatismo sin sentido.
- Dhalia (Deborah Kara Unger) es otro personaje sacado de los juegos y en este caso no es una devota del culto de Samael… ¿o tal vez sí? Eso no se deja claro, ahí cada cual que opine lo que quiera, pero va contra Christabella y sus fanáticos, que fueron quienes trataron de matar a su hija, Alessa, a la que acusaban de brujería.
- Finalmente, tenemos a Sharon (Jodelle Ferland)… hay que decir que la pequeña actriz que la interpreta no sólo hace de este personaje, sino de otro que no puedo desvelar ya que sería cargarme la trama, pero es una de estas actrices jovencísimas que hacen papeles impresionantes para su corta edad. Y en este caso, recomiendo verla en versión original, porque el doblaje le quita bastante emoción.

Y luego os preguntaréis: ¿y los monstruos? ¿Qué es de Silent Hill sin monstruos? Pues he de decir que su traslación a la pantalla es realmente impresionante. En vez de un abuso de efectos especiales (y éstos se ponen al servicio de la historia), tenemos actores y contorsionistas disfrazados de los más variopintos seres que moran Silent Hill, tanto en la niebla como en la oscuridad.
Los monstruos son los siguientes (los nombres son los de la película... excepto Cabeza Pirámide, que he puesto también la acepción que le daba James en SH2):
- Niños Grises. Se supone que son enemigos del primer Silent Hill, pero no aparecieron debido a la censura. Son básicamente niños pequeños grisáceos que persiguen a los incautos que se adentren en la oscuridad.
- Sin brazos. Está basado en uno de los monstruos de Silent Hill 2 (creo que se llamaba Figura Engañosa / Lying Figure), por no decir que es el mismo bicho. Un torso sin brazos, atrapado en un capullo, y que expulsa un líquido corrosivo a través del vientre.
- El Bedel. Este monstruo ha sido creado especialmente para la película… y no puedo decir mucho de él, sería un poco spoiler decirlo.
- Cabeza Pirámide / Pirámide Roja. El amo de la película a pesar de no aparecer mucho. Impresionante como él solo, brutal como siempre. A mí me ha encantado su nuevo diseño.
- Creepers. Las cucarachas de toda la vida de Silent Hill, unas cucarachas grandes y puñeteras.
- Enfermeras. Si hay un monstruo clásico en Silent Hill, es la típica enfermera. Éstas, en concreto, están basadas en las de Silent Hill 2.

Cambiando de tema, el trabajo técnico en la película es para quitarse el sombrero. La recreación del pueblo basándose en los primeros Silent Hill está que ni pintada, la sensación de agobio y tensión que te crea está lograda y aunque no es una película de sustos, sí que te crea la sensación de asco que podía surgirte en Silent Hill en determinadas escenas (he de decir que en la película hay algún que otro momento gore total). Sublime, de verdad, y más con la banda sonora que acompaña la película, que te pone en situación e incluye muchos temas de los juegos (no en vano, uno de los compositores de la BSO es el encargado de la música de los SH, Akira Yamaoka).

Y la verdad es que no puedo decir nada más sin soltar spoilers. En fin, es una película a la que, si yo fuera crítico de cine, le daría tres estrellas de cinco. Lo que he dicho: una gran primera parte de la película que luego se desinfla, pero que sin embargo sigue manteniendo una buena calidad.

Ah, y no olvidéis pasaros por Lost Levels para disfrutar del especial sobre Silent Hill que está preparando Ozanúnest (experto en la materia)... y tranquilos, que habrá más páginas del episodio 12 de las paridas...