martes, enero 23, 2007

20th Century Boys #21 y Hulka #2

Pues sí, hoy toca una de últimas lecturas. Llevo un considerable retraso, pero tengo aún bastante que leer (por cierto, ya he empezado con Death Note y ya sólo con el primer tomo me he enganchao... Ya comentaré los cuatro primeros tomos del tirón y todo).

Vamos allá entonces con...

20th Century Boys #21: La trayectoria descendente de la obra de Urasawa continúa, en un tomo donde no ocurre prácticamente nada. Exacto, cosas realmente importantes pasan. Quiero decir: la trama apenas avanza (y cuando lo hace es casi al final), sólo hay algún que otro flashback destacable que nos mete otro personaje (este personaje está bastante metido con calzador) o en plan "emotivo", pero que, por desgracia, no consigue emocionar.
A diferencia de los tomos 19 y 20, que seguían manteniendo cierto nivel, pero el tomo 21 ha sido un parón tremendo comparado con lo que hemos estado viendo. Y es triste ver que una de las "trampas" típicas de Urasawa (nuevos cabos sueltos y un "continuará" que te deja con ganas de más) no funcionan en absoluto en este vigésimoprimer tomo.

El dibujo de Urasawa sigue encantándome, de eso no hay duda, pero el guión se resiente demasiado. Sigue y sigue estirándose el chicle. Sigo sin estar arrepentido de seguir 20th Century Boys, porque ha habido bajones y luego se ha recuperado, pero últimamente la tendencia no es tan positiva como antaño y este último tomo que ha caído en mis manos es la confirmación de mis temores. Y es que una serie que haya empezado tan bien y que, de pronto, pegue este bajón... pues qué queréis que os diga, la verdad es que es una gran decepción.

No sé cuándo saldrá el tomo 22 ni tampoco sé si este "año sabático" le habrá venido bien a Urasawa para remontar el vuelo, pero viendo el panorama me temo que esto va a ser muy difícil de revivir... sólo espero que el final, al menos, sea digno y no encontremos cosas rollo "el final de Dragon Head".

---

Hulka #2: Un nuevo tomo de la Hulka de Slott. Sigo pensando igual de Dan Slott: es un buen guionista, sabe hacer buenas historias, tiene sus momentos simpáticos, pero no es ningún Dios.

En este tomo, aunque en principio no lo parezca, cobra cierta importancia la Gema del Poder, una de las famosas Gemas del Infinito. Y Hulka se ve involucrada en el tema de dicha gema un par de veces. Y además, hay también un momento para volver a la época de las Secret Wars para explicar el origen de una de las enemigas de Hulka: Titania (quien, además, da nombre a este tomo). Además, Slott recupera a algún que otro personaje "abandonado" de Marvel, como Tryco Slatterus "El Campeón" o Hércules. Aparte de eso, Zurda y El Asombroso Andy me están cayendo cada vez mejor (aunque Zurda sea una niñata :P).

La verdad es que este segundo tomo mejora lo ya visto en el primero. Las historias las siento más interesantes, con esa mezcla de cómic de superhéores y comedia de abogados bien llevada. Lo mejor es, tal vez, que las historias de este tomo se unen en una única historia que es, si cabe, más interesante leída en su conjunto.
Y la autoparodia continúa presente, en este caso referente a la continuidad del Universo Marvel... y de la propia serie de Hulka. Como ya sabréis los que leéis este cómic, todos los hechos del Universo Marvel son recopilados en forma de tebeos (los cómics Marvel de toda la vida) y los más frikis de dicho Universo incluso estudian la continuidad de los mismos. Genial la escena de la tienda de cómics, ¡donde incluso comentan supuestos fallos de continuidad en el primer tomo de la colección! La verdad es que esta escena sí me hizo esbozar una sonrisa cómplice e incluso reírme. Porque es algo tan real que no te lo esperas que sea representado de forma tan genial.

A eso añadir varios puntos cómicos muy bien llevados, como ya se vio en el anterior tomo. De este segundo tomo, me quedo, sin lugar a dudas, con la parodia del juicio de Salomón y, sobre todo, con el momento en que Howard el Pato le echa la bronca a George Lucas. Ya sabréis el porqué, ¿no? :P


"¡Está todo en mi contrato, guionista de pacotilla! ¡Me prometiste una trilogía! ¡Y precuelas!"

De nuevo seguimos con dos estilos de dibujo... aunque poco a poco estoy desarrollando cierta "repulsión" al dibujo de Juan Bobillo. No es un mal dibujo, pero tiene algo que no notaba en el primer tomo y que ahora... pues me hace sentir que hay algo que no cuadra. Tal vez sea la forma en que dibuja a Hulka (a veces, más que musculosa parece gorda)... no sé... Eso sí, sigue pareciéndome correcto para el cómic. En cambio, el dibujo de Paul Pelletier, aunque demasiado "serio", me resulta más agradable e incluso acorde con el cómic.

¿Algo malo? Sí: la subida de precios de Panini. :P