jueves, enero 25, 2007

Death Note 1-4

Pues sí, ya he leído por fin los cuatro primeros tomos de Death Note.

Antes de nada, yo ya conocía Death Note antes de que Glénat se hiciera con los derechos. La conocía, ojo, que no la había leído con anterioridad.
Y es que en el primer momento que supe de ella, que era un manga de Shonen Jump, y que de lo que ha salido de la Jump últimamente ha sido una serie sobrevalorada como Naruto (de Bleach no digo nada porque ni he leído ni visto nada y conozco apenas algo del Universo Bleach), me temía lo peor.
Y luega está la obsesión con esos dos personajes, L y Light/Kira, y la cantidad de chicas que adoran a ambos personajes (más a L que a Light). Y yo tratando de aislarme... incluso resistía la tentación de leer páginas escaneadas y traducidas, como mucha gente había hecho, y que fue el modo en que la serie se hizo tan popular entre otakitos y no otakitos de todo el mundo.

Me trataron de "arrastrar" en su momento y yo dije que a menos que le manga fuese publicado en España no pensaría leerlo. Y como soy hombre de palabra, Death Note está siendo publicado por Glénat y todo, así que al final ya he podido leerlo.

Y la verdad es que me ha dejado muy impresionado.


Uno puede pensar que al ser un manga de la Shonen Jump te encontrarás cosas en plan Dragon Ball, Naruto y One Piece, pero está claro que la Jump es mucho más variada y muestra de ello es Death Note.
Con guión de Tsugumi Ohba y dibujo de Takeshi Obata, Death Note no es simplemente la historia de un chico brillante con un cuaderno de muerte, sino que es más que nada el enfrentamiento intelectual de dos mentes privilegiadas, de dos monstruos de gran capacidad deductiva.

¿Y de qué va Death Note? Veamos...

Light Yagami, un chico de sobresaliente y que siente asco hacia la corrupción del mundo, se encuentra con una libreta (Death Note o Cuaderno de Muerte) con el poder de matar a aquella persona cuyo nombre aparezca escrito y mientras se piense en el rostro de dicha persona. La muerte "predefinida" es un ataque al corazón 40 segundos después de escribir el nombre, pero las posibilidades de controlar la causa de la muerte son casi infinitas (aunque el propio Light, que es un cerebrito, hace "pruebas" para asegurarse de las limitaciones del cuaderno).
Y así aprovecha para acabar con muchos criminales para conseguir un "mundo mejor". La gente empieza a ver que todas estas muertes no son una casualidad, sino que alguien obra por ellos purgando al mundo del Mal y así nace la leyenda de "Kira" (Killer/Asesino). Nadie sabe que Light es Kira, pero él se siente orgulloso de sus actos.

Por supuesto, también entra en escena Ryuk, el Shinigami o Dios de la Muerte que había dejado el cuaderno abandonado en el mundo humano por puro aburrimiento y que ahora sigue a Light y le advierte de ciertas cosas sobre el cuaderno... aunque la mayor parte del tiempo se queda mirando el mundo humano y comiendo manzanas. :P

Y a todo esto la investigación llega a estar bajo el control de un misterioso personaje, L. Y a Light le toca las pelotas que haya un tío como L que jure atrapar a Kira y que cuestiona sus métodos para "conseguir un mundo mejor". Pero Light no se puede quitar de en medio a L porque no conoce ni su rostro ni su nombre.

Y es aquí donde el cómic nos muestra su punto más fuerte. Lo que tenemos aquí va más allá de poderes sobrenaturales. Nos encontramos a dos genios que, haciendo gala de unas dotes deductivas impresionantes, tratan de saber quién es su rival y quitárselo de en medio cuanto antes.
Yo me he quedado sorprendido con cómo L va averiguando muchas tramas de Kira y cómo éste trata de hacer lo que sea para saber el nombre y el aspecto de L. Todo está atado y bien atado, y tanto L como Light/Kira van descubriendo los cabos de la historia y los van uniendo en su particular duelo.

Un gran trabajo por parte de Ohba, el guionista, consiguiendo unir poco a poco la historia, llegando a estrechar el cerco sobre Kira para que luego éste se las ingenie para confundir a las fuerzas del orden y tener de nuevo libertad para hacer lo que quiere. Y L, mientras tanto, pisándole los talones continuamente.

El tomo 3 es especialmente importante. Conocíamos el aspecto de L, pero éste no había estado nunca cerca de Light (que para él es uno de los sospechosos de ser Kira... y no va nada mal encaminado). Pues en el tercer tomo ya están los dos juntos, pero el problema de Light es ahora que no sabe el nombre de L, ya que éste se presenta en la Universidad a la que acaba de entrar Yagami con un nombre falso. Es a partir de aquí cuando tenemos el auténtico enfrentamiento en directo entre L y su principal sospechoso.
De este tomo hay que destacar el partido de tenis que se marcan los dos. En todas las páginas que dura el partido, se ve la tensión entre ambos, es la materialización del duelo de mentes privilegiadas. Una escena magistral ante la que me quito el sombrero.

Y lo mejor de este tercer tomo es cuando nos dicen que hay un "segundo Kira" y al final y durante el cuarto tomo vemos quién es esa otra persona con un Cuaderno de Muerte: la odiosa Misa Amane (que sí, que es muy mona, no lo dudo, pero la verdad es que no me ha caído muy bien...).

Y hasta aquí puedo decir, que tampoco es plan de ir destripando todo... :P

Aparte del guión, hay que decir que el dibujo me encanta. El trabajo de Obata es sobresaliente, un dibujo detallado y dinámico (el curro que se pegaría con el partido de tenis tuvo que ser increíble)... Y ya no hablemos de las ilustraciones, como las de las portadas. La verdad es que es impresionante.

¿Y qué me parecen los personajes? Aparte de que Misa me parezca un tanto odiosa, hay que decir que los personajes son sólidos y creíbles, aun a pesar del tema de tener dos genios tan jóvenes o que uno de ellos llegue a no inmutarse ante las muertes que él mismo provoca. De todos los personajes, me quedo con L y Ryuk.


¿Qué verán las chicas en L y sus ojeras que no ven en mí? xD

El primero es que me parece un personaje genial cuanto menos, con ese aspecto desgarbado y esa mente privilegiada, uno de esos personajes extraños que tanto me gustan. Yo creo que sus admiradoras ven en él no sólo un chico muy inteligente, sino un "patito feo" que tiene su atractivo a pesar de sus pintas. xD


Con esa carita dan ganas de hacerse su amigo...

Y Ryuk, el Shinigami... Bueno... ¿Os he dicho que me gustan los personajes extraños? Pues Ryuk es bastante curioso. Va casi a su bola y se atiborra a manzanas. Además, lo flipa en colores con el mundo humano. ¿Qué más se puede pedir? xDDDD


En definitiva, que me han encantado estos cuatro tomos. Aún quedan ocho más, aunque ya la gente dice que a partir del tomo 8 y el 9 la cosa decae. Pero no creo que sea un bajón como el de 20th Century Boys...